Sirius Black (alastor_black) wrote in backinblack1,
Sirius Black
alastor_black
backinblack1

sirius!fic - cuatro puntos que tienden a desaparecer

Para darle un poco de movimiento a esto, ¡fic sobre Sirius!. Es solo un drabble pero bueno, dejo mi pequeña (y humilde) aportación. Espero que os guste.

Uno.

 

         Sirius tuvo una vez una mascota. En su propio honor, la llamó Sirius. Cuando su madre le llamaba, acudían los dos. Un día, al regresar a casa tras pasar la tarde en la aburrida compañía de tía Calliope, Sirius no estaba. De la propia rabia de saber que su madre tenía algo que ver en aquella desaparición y no poder demostrarlo, se negó a comer durante tres días, se cortó aposta en una mano para llamar la atención y golpeó a Regulus sin motivo durante un día entero.

         Solo consiguió que le castigaran. Desde luego, Sirius, el perro, no volvió.

 

Dos.

 

         Sirius tuvo una vez una escoba que pintó de verde solo para que la gente le mirara mientras montaba en ella. Con la pintura que le sobró le pintó unos bigotes verdes a todos los cuadros de la casa. La mansión se llenó de gritos inmediatamente. Su madre automáticamente gritó su nombre. Cuando acudió al comedor (tio Caius le miraba enfadado desde su cuadro, dos grandes bigotes asomando ostentosamente por encima de su labio), intentó negar lo que había hecho pero sus manos le delataron. Las tenía teñidas de verde.

 

Tres.

 

         Sirius tuvo una vez un corazón. Era grande y rojo y en nada parecido al de su familia. Latía con fuerza y hacía que su sangre corriera por sus venas haciéndole sentir joven y vivo. Ahora, en Azkaban, a veces tiene que palparse el lado izquierdo del pecho porque no está seguro de seguir viviendo.

         Se toma el pulso poniendo dos dedos (largos, ásperos y huesudos) sobre un yugular y lo siente lento, pesado. A veces tiene que hacerlo dos veces seguidas porque ni lo nota.

        

         Sirius, el perro, desapareció una tarde de abril. La escoba no tardó en hacerlo tras la desaparición de los bigotes de los habitantes de los cuadros de Grimmauld Place. Su corazón se resiste a hacerlo a pesar de que Sirius le ha dado permiso para ello.

 

Cuatro.

 

         Sirius nunca jamás tuvo un velo, un velo (fatídico y letal) le tuvo y retuvo a él y le hizo desaparecer. La escoba y el perro nunca aparecieron pero el corazón nunca dejó de latir.

Tags: fic
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
  • 4 comments
yo chillo! i cry! T.T!!
La escoba y el perro nunca aparecieron pero el corazón nunca dejó de latir. es hermoso y a mi me detubo el corazon
Me alegra que te haya gustado la historia^^
Tsk, lo adoro. Está precioso! *-* Me encanta. Te lo juro. Además, todo es tan real...

Y el final. Merlín, ¡que final! *¬* Si es que todo lo que tenga que ver con Sirius me pone loca :/

De todos modos... Está genial :D

Beso.
Lo de la escoba y el perro me ha puesto los ojos llorosos, pero ya el final... precios, sencillamente precioso y tristísimo.